Saltar al contenido
Esquiladoras de Ovejas

Las propiedades de la lana

Los registros históricos dicen que el hombre utilizaba la lana para vestirse desde al menos el 1.500 A.C. Incluso hoy en día y con el surgimiento de las fibras sintéticas, la lana sigue siendo importante para hacer prendas, ropa de cama, alfombras y muebles. Veamos algunas de sus características más importantes.

La absorción de la lana

La lana tiene una capacidad hidrofílica especial para eliminar el exceso de humedad. Elimina la humedad del cuerpo y la evapora al aire. Esta propiedad es una gran ventaja a favor de la lana en comparación con otros textiles. Esto puede mantener a una persona caliente cuando usa lana porque la lana elimina la humedad de la piel

Capacidad aislante

Cuando hace frío afuera, la lana puede atrapar aire seco y calor cerca de la piel. Cuando hace calor, la lana extrae el exceso de calor y humedad de su piel, lo que ayuda a que su cuerpo se mantenga más fresco.

La lana repele el agua

La lana tiene escamas en sus fibras que repelen las gotas de agua. Esto es debido a la lanolina inherente a esta fibra. Por lo tanto este tejido es resistente al agua y repele la lluvia ligera.

Resistencia natural a las arrugas

Cuando las fibras de lana se estiran, rebotarán a su forma original. Esta propiedad de recuperación ayuda a combatir las arrugas. Es fácil eliminar las arrugas en la lana con prensado al vapor.

Resistente y duradera

Las fibras de lana pueden doblarse sobre sí mismas más de 20,000 veces sin romperse; esto lo hace resistente al desgaste. Las telas de lana pueden durar mucho tiempo. Resiste la abrasión y el desgarro, por lo que se desgasta bien.

No alergénico

Como textil natural, la lana no es alergénica en su estado natural. Si se le aplica un acabado especial, la historia es diferente. El químico a prueba de polillas es uno de esos químicos agregados que puede convertir la lana en un tejido súper alergénico