Saltar al contenido

¿Cómo esquilar una oveja con tijeras?

esquila con tijeras

Cuando se acerca la época de calor es cuando se realiza la actividad típica ganadera, el esquileo de ovinos. Esquilar una oveja puede ser tanto una necesidad como un negocio más que rentable. No obstante, despojar a una oveja de su voluptuosa lana no es tarea fácil, sobre todo cuando el procedimiento se hace con tijeras.

En la actualidad existen maquinas esquiladoras que facilitan en gran medida este trabajo, pero ¿Cómo esquilar ovejas con tijeras? Aunque son pocos, aún existen esquiladores que se apegan a este tradicional pero antiguo método.

Aunque esta herramienta esquiladora es llamada “tijera”, son de tamaño mayor a las comunes y, por supuesto, más complicadas de usar. A ello se le suma la dificultad del proceso, pues hay muchos factores que hay que tener en cuenta para el esquileo de ovinos. En este sentido, a continuación, te describiré parte por parte como debes proceder.

¿Qué debes tener en cuenta?

  • El proceso de esquila debe de realizarse en un espacio preparado que permita la libre movilidad del esquilador. Para ello puede hacerse uso de un galpón o al aire libre en un corral para la comodidad del ovino.
  • Esquila sobre un suelo limpio para evitar posibles contaminaciones de la lana y que puedan afectar su calidad.
  • Realiza limpieza del área de trabajo antes de proceder a esquilar a otra oveja.
  • Asegúrate de que la lana de la oveja no se encuentre humedecido, pues puede dificultar el proceso al esquilar.

Empieza a esquilar

Esquilar ovejas manualmente con tijeras requiere de mayor destreza y cuidado en comparación con máquinas esquiladoras. Sin embargo, hay técnicas que utilizan los esquiladores profesionales que sirven de guía para futuros esquiladores. Luego de tener en cuenta los puntos mencionados anteriormente puedes empezar a esquilar de la siguiente manera:

  1. En primera instancia, procede a atar las patas de las ovejas. Para ello recuéstala patas arriba y ata sus 4 patas de manera que estas se toquen en el centro. ¿De qué manera ayuda esto? Esto evita que la oveja a esquilar lance patadas por la incomodidad y nerviosismo. Asimismo, se evitan posibles problemas que puedan poner en riesgo la seguridad del ovino.
  2. Utilizando las tijeras, procede a esquilar la lana de la oveja desde la parte trasera de su cuerpo. Es decir, del lado contrario a la cabeza y empezando desde las zonas de las piernas hacia arriba.
  3. A continuación, procede a esquilar el resto del cuerpo empezando desde la espalda hasta la cabeza. De modo que, si el animal estuviera de pie, toda la zona superior ya se encuentre esquilada (exceptuando el área estomacal).
  4. Por último, procede a esquilar al ovino en el área restante, la barriga y las patas.

Asegúrate de dejar correctamente esquilada y acabada el área en el que ya cortaste lana. Jamás se debe esquilar de a pocos, de manera qué, una vez alcanzado el tramo final, se acabe el proceso.

En cuanto al tipo de tijera a utilizar, queda a decisión del esquilador teniendo en cuenta su comodidad y practicidad. Si optas por utilizar una esquiladora manual (sin motor ni dependiente de electricidad), puedes usar este procedimiento si lo considera conveniente.